Depósitos Flexibles para Líquidos

El depósito de combustible o tanque de combustible es un contenedor seguro para líquidos inflamables, que suele formar parte del sistema del motor, y en el cual se almacena el combustible, que es propulsado (mediante la bomba de combustible) o liberado (como gas a presión) en un motor. Los depósitos de combustible varían considerablemente de tamaño y complejidad, desde un diminuto depósito de butano para un mechero hasta el depósito externo de combustible criogénico multicámara de un transbordador espacial. Normalmente un depósito de combustible cuenta con las siguientes característica características: Almacenamiento seguro de combustible. El relleno debe ser sin riesgos (ej. chispas). Almacenamiento sin pérdidas por escape o evaporación. Proveer de un método para determinar el nivel de combustible en el depósito en todo momento. Para ello se usa un indicador del nivel de combustible. Venting (en caso de sobrepresión los vapores de combustible deben ser desviados por medio de válvulas). Alimentación del motor (por medio de una bomba). Anticipar posibles daños y riesgos para aumentar el potencial de sobrevivir. Automoción El depósito de combustible se diseña de forma específica para cada vehículo una vez que el diseño es determinado, dado que han de optimizar el espacio libre disponible. De hecho, a menudo se crean diferentes arquitecturas para el sistema del depósito de combustible dependiendo del tipo de vehículo, el tipo de combustible (gasolina o diésel), el tipo de dispensador de gasolina y la región donde se vende el vehículo. Hay dos tecnologías para los depósitos de combustible en automóviles: Depósitos de plástico, concretamente polietileno de alta densidad (HDPE) producidos por medio de moldeo por soplado. Esta tecnología está en auge por contar con emisiones de fuel muy reducidas. El plástico también posibilita geometrías complejas, por ejemplo, el depósito puede montarse directamente sobre el eje trasero, ahorrando espacio y mejorando la seguridad en caso de impacto. Inicialmente se tenían dudas sobre la dureza del material frente a grietas en comparación con materiales como el acero o el aluminio. Depósitos de metal (acero o aluminio) a partir de la soldadura de láminas estampadas. Aunque esta tecnología da buenos resultados en el control de emisiones del combustible, es cada vez menos competitiva en el mercado. Cierre centralizado Los vehículos modernos a menudo incluyen la tapa del depósito en el sistema de cierre centralizado. Apertura a distancia Hay vehículos modernos que disponen de una apertura de la tapa del depósito con control remoto mediante un motor eléctrico o un cable liberador. Algunos vehículos de gama alta no permiten una apertura desde el exterior del vehículo. Depósito de reserva Cuando se ilumina la lámpara que indica un nivel bajo de combustible entonces se habla a menudo del depósito de reserva. No existe un depósito adicional como tal sino que el nivel de gasolina simplemente esta bajo un límite preestablecido. Aunque no hay un estándar sobre la cantidad de combustible existente, por lo general se puede conducir durante 50 km adicionales antes de que el combustible se agote por completo. Células de combustible para competición Una célula de combustible para competición es un contenedor de combustible que se diferencia del depósito ordinario en los siguientes aspectos: Tiene una alineación interior (inner liner) flexible para minimizar el riesgo de orificios en caso de colisión. Esta relleno con un núcleo de espuma de célula abierta para evitar la explosión del vapor en la parte vacía del depósito y para minimizar el sloshing del combustible durante la competición que pudiera desequilibrar el vehículo o provocar una alimentación de combustible inadecuada del motor. Aeronaves Las aeronaves usan normalmente cinco tipos de depósitos de gasolina: integral, pesado , rígido, desmontable, bladder. Los depósitos integrales son áreas dentro de la estructura de la aeronave que han sido selladas para permitir el almacenaje de combustible. Un ejemplo de este tipo de depósito es el "wet wing" (al español, "ala mojada") usando frecuentemente in aeronaves de gran tamaño. Dado que estos depósitos son parte de la estructura de la aeronave, no pueden ser desmontados para someterse a mantenimiento o inspección. Para estos cometidos deben proveerse de paneles de inspección. La mayoría de aeronaves de gran tamaño usan este sistema almacenando combustible en las alas o en la cola del avión. Los depósitos rígidos desmontables se instalan en un compartimento diseñado para este propósito. Normalmente son de construcción metálica y pueden desmontarse para ser revisados, reemplazados o reparados. Este tipo de depósitos son frecuentes en aeronaves de menor tamaño, como por ejemplo el Cessna 172. Los depósitos bladder son bolsas con refuerzos de goma que se instalan en una sección de la estructura del avión diseñada para alojar la carga de combustible. El bladder se enrolla y se instala en el compartimento a través del conducto para el relleno o el panel de acceso. Se fija con botones metálicos o enganches dentro del compartimento. Muchas arenovaes ligeras de altas prestaciones así como algunos "turboprops" hacen uso de este tipo de depósitos.

Presencia de Aguamarket en Países como:

ChileArgentinaBoliviaColombiaCosta RicaCubaEcuadorEl SalvadorEspañaGuatemalaHondurasMexicoNicaraguaPanamaParaguayPerú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Francia Brasil Estados Unidos Canada Belice