"Necesitamos urgente raciones listas para comer ya que no hay agua ni electricidad para cocinar"

25/01/2010

Pedro Medrano, director regional del Programa Mundial de Alimentos de la ONU: Necesitamos urgente raciones listas para comer ya que no hay agua ni electricidad para cocinar

El abogado y diplomático chileno dijo que la ayuda prioritaria incluye lugares para que la gente se pueda alojar y equipos médicos. Ban Ki Moon hizo un llamado a reunir 550 millones de dólares. Carlos Solar Fornazzari El panorama tras el sismo del martes en Haití continúa poco esperanzador, pero los organismos internacionales no flaquean y ya ponen en práctica sus planes para socorrer al pueblo haitiano.

"Necesitamos urgente raciones listas para comer, ya que no hay agua ni electricidad para poder cocinar. Alimentos que se puedan comer inmediatamente es lo que requerimos", dijo ayer a "El Mercurio" Pedro Medrano, director Regional del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.

En conversación telefónica desde Panamá, el abogado y diplomático chileno aseguró que el PMA tendrá que hacerse cargo de brindar alimentos a dos de los tres millones de habitantes que la Cruz Roja estima fueron afectados por el terremoto. "En este minuto tenemos que ser muy selectivos. Las prioridades son agua, comida, lugares para que la gente se pueda hospedar, y equipos médicos. Lo que necesitamos fundamentalmente es dinero para poder comprar lo necesario", dijo.

Así, ayer el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, pidió a la comunidad internacional 550 millones de dólares para "necesidades urgentes". Al mismo tiempo, un cargamento de 86 toneladas métricas de galletas fortificadas, que no requieren preparación, fue enviado desde El Salvador. Esa donación se destinará a 40.000 personas en las próximas 48 horas.

Debido a los problemas de transporte, tanto dentro del país como para llegar desde el exterior, por vía aérea y marítima, el PMA está habilitando una base en Barahona, localidad ubicada en la vecina República Dominicana, desde donde se pretende abrir un corredor para poder acceder a la capital destruida. "La población depende del 60% de la importación de alimentos y hoy no puede recibirlos", dijo Medrano.

Ayer la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) aseguró que la distribución de comida y material de resguardo tuvo que ser suspendida en zonas de Puerto Príncipe, debido a temores por la seguridad en esas áreas.

"Si la gente no ha comido ni bebido durante 50 horas y ven un camión cargado con provisiones, correrán para conseguir algo de comer", aseguró un empleado de Naciones Unidas.

Durante la jornada se temía que el principal depósito de alimentos del PMA hubiera sido saqueado, pero más tarde se aclaró que todo estaba en orden, aunque el edificio sufrió daños propios del terremoto.

La mayor bodega del PMA, situada en Puerto Príncipe, contiene unas 6.000 toneladas de ayuda alimentaria. El PMA posee otros nueve depósitos en Haití, dos de los cuales se encuentran en el centro de la capital y uno en la periferia de Puerto Príncipe.

La desinformación, de todas formas, parece reinar en Haití. Según Medrano, lo principal ahora es mejorar la organización con las distintas instituciones civiles y privadas. "La coordinación ha resultado difícil, porque normalmente es el gobierno local el que coordina. En este caso el gobierno de Haití está recuperándose también en términos operacionales", señaló el funcionario.

Medrano informó que los equipos del PMA que están llegando a la isla llevan oficinas móviles, bodegas, equipos de transporte y de comunicaciones, que se espera estén operando durante las próximas 48 horas. "Teníamos un solo teléfono para poder comunicarnos con nuestra gente", remató

Las cifras son desgarradorasTres millones de personas necesitan ayuda humanitaria y alimentaria, señaló el PMA.

Antes del terremoto 1,9 millón de personas ya se encontraban con "inseguridad alimentaria".

50% de la población de Haití tiene acceso a agua potable.

55% de los 9 millones de haitianos viven con tan solo un dólar al día.

Los hogares rurales gastan casi el 60% de sus ingresos en alimentos, mientras que los grupos más pobres gastan más del 70%.

La malnutrición crónica afecta al 24% de los niños menores de cinco años.

La anemia afecta al 59% de los niños entre seis meses y cinco años de edad.

En 2008, el alto precio de los alimentos y combustible desató manifestaciones violentas y agitación política.

 

Fuente: El Mercurio

Fuente: El Mercurio

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice