Robo anual de agua a traves de medidores en la RM equivale al consumo de 33 mil familias

12/02/2010
Delito ha sido detectado en estratos sociales altos, medios y bajos: Robo anual de agua a través de medidores en la RM equivale al consumo de 33 mil familias En las regiones de O'Higgins, del Maule y del Biobío, el hurto alcanza al millón de metros cúbicos, igual al gasto de agua de 4.200 familias en doce meses.  ROCÍO LAFUENTE Las compañías sanitarias Aguas Andinas y Essbio denuncian un aumento de la manipulación indebida de medidores en casas y empresas, lo que sólo en la Región Metropolitana representa un robo de más de 8 millones de m3 de agua potable al año. Esta cifra -precisan en Aguas Andinas- equivale al gasto promedio de agua potable de unas 33.300 familias al año sólo en Santiago, mientras que en las regiones de O'Higgins, del Maule y del Biobío la cantidad usurpada por intervención de medidores corresponde a un millón de metros cúbicos, el consumo de unas 4.200 familias al año, informa Esbbio. "Si una persona de un condominio interviene su medidor para llenar, por ejemplo, la piscina, el agua que no se registra en el medidor de su casa es asumido por el contador general que tienen todos los condominios. Es decir, todos los vecinos deben pagar por la diferencia de prorrateo", explica Cristián Esquivel, de Aguas Andinas, quien asegura que sólo en Santiago se registran 6 mil intervenciones anuales. Lo que muchos no saben, enfatizan en las sanitarias, es que la manipulación de medidores de agua es una actividad ilegal que constituye el delito de "usurpación de agua", sancionado en el artículo 459 del Código Penal, Ley 18.119. El año pasado se conoció el caso de un doctor que intervino la matriz de la red de agua potable en su parcela y que estuvo 61 días preso. La empresa Alto, encargada de perseguir a los infractores, señala que más de 580 personas desde 2003 han sido tramitadas por infringir esta ley. En Alto aseguran que casi la mitad de las causas judicializadas terminan con una condena con pena de reclusión en su grado medio o máximo (entre 61 y 540 días de cárcel). En tanto, en el 65% de los casos se sentencia una salida alternativa, como pagar una suma indemnizatoria de hasta cinco ingresos mínimos mensuales y firmar en las dependencias del Ministerio Público. Bandas organizadas ofrecen por internet intervenir ilegalmente los medidores de agua por 15 mil pesosUna drástica baja en el volumen mensual de agua mensual consumida en un mismo perímetro de casas levantó las sospechas de Alto, empresa dedicada a la persecución penal del robo hormiga a nombre de distintas industrias, incluidas las sanitarias. En la firma explicaron que existen bandas que ofrecen intervenir ilegalmente los medidores, con el objetivo de pagar mucho menos en la cuenta de agua a final de mes. El servicio se ofrece puerta a puerta y también en la red. Se cobra entre 10 mil y 15 mil pesos por casa y se asegura la recuperación del dinero invertido en apenas dos meses. La empresa fiscalizadora no ha podido dar con los responsables hasta ahora porque, según explicaron, los delincuentes nunca dan información personal, e incluso se registran como "anónimos" en internet. "Hay gente que está lucrando con un servicio ilícito. Lo peor es que están haciendo creer a las personas que un simple pinchazo o una vuelta de llave inglesa al medidor no constituye un delito", dice Solange Idialbordem, abogada de Alto. "Todo es maravilloso hasta que el tipo vuelve al tiempo después y pide 5 mil pesos al mes para no delatarte", dijo una fuente de Aguas Andinas. Numerosos métodosLas empresas sanitarias han detectado las diversas formas que se usan para intervenir ilegalmente un medidor y disminuir el registro real del consumo de agua. La manera más común detectada es agujerear con un gancho o alfiler un costado del aparato con el objeto de cortar las aspas que contabilizan los metros cúbicos y lograr que el registro sea mucho más lento. Otra manera es perforar la cúpula del medidor e introducir algún objeto para detener totalmente el registro, por ejemplo, mientras se llena una piscina, se lava un auto o se riega un jardín. Una vez que se ha concluido la tarea, se saca el elemento y continúa la lectura. Algo más sofisticado es el método conocido como "bypass", que consiste en agregar a la cañería del medidor un trozo adulterado que reduce o hace más lento el flujo del líquido, con lo cual la lectura es más baja y la cuenta mensual es más barata. Un poco más complejo, pero con menos posibilidades de ser detectado a simple vista por los inspectores de las compañías fiscalizadoras o los funcionarios de las sanitarias, es el "bypass" a las cañerías matrices, ya que se hacen bajo tierra. Según las empresas sanitarias, ésta es una práctica que se ha detectado principalmente en parcelas y propiedades rurales, donde se gasta gran cantidad de agua en el riego de plantaciones. También se instalan llaves antes del medidor para alterar el flujo de agua.
Fuente: el mercurio

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice