Las claves de la Huella del Agua

17/05/2010

Las claves de la Huella del Agua

Chile emplea al año 803 m3 de agua per cápita. El 80% de este gasto corresponde al sector agropecuario y forestal. Ya habría tres mil empresas del agro trabajando para hacer más eficiente el uso del recurso.    
Andrea Ortega Carreño 
Cuando apareció la huella de carbono -cantidad de CO2 liberada por un determinado producto desde sus inicios hasta el plato del consumidor- pareció que se alcanzaba un límite en cuanto a demandas ambientales por parte del comercio global. Sin embargo, ahora se asoma una nueva: el gasto de agua o huella hídrica. Y para la agricultura, ésta es una imposición importante: es una de las actividades en las que el consumo de líquido es uno de los más altos en la mayor parte de los sistemas productivos.
La creciente demanda sobre un recurso cada vez más escaso llevó a que en 2002 naciera la "huella hídrica". Arjen Hoekstra, creador del concepto, lo define como "el volumen de agua requerido para producir un producto, sumado durante las distintas etapas de la cadena de producción". Al igual que el carbono, aquí se evalúa el uso directo e indirecto de agua.
A pesar de tener casi cinco años desde que se conceptualizó la idea, aún está en pañales. "El uso del agua todavía no resta competitividad ni es un criterio muy considerado en el mundo", comentó Tony Allan, co-creador de esta medición, quien vino a Chile al Seminario de la Huella Hídrica, realizado por la embajada británica.
Mas si se mira lo que ocurrió con la de carbono -que en menos de cinco años pasó de ser un concepto que manejaban sólo algunos hasta convertirse en ley en algunos países y en una clave de competitividad que llevó a la aparición de protocolos internacionales y de certificadoras- está claro que la del agua en cualquier momento adquiere la misma fuerza. De hecho, el interés por ella es cada vez más notorio en los países y en los organismos no gubernamentales.
¿Cuánta agua gasta el agro?
Los agropecuarios y el sector agroexportador chileno pueden ser uno de los más golpeados por esta nueva medición.
Chile gasta por persona, al año, 803 metros cúbicos. De éstos, el 80% corresponde a usos agrícolas. La historia se repite a nivel mundial, de los 1.300 m3 que se gastan en el mundo per cápita al año, el 85% corresponde a este sector.
De ahí que se fortalezca cada vez más la necesidad de buscar soluciones que permitan disminuir en forma importante el uso del recurso, pero sin impactar la eficiencia productiva.
"La idea de la huella hídrica es muy nueva, se ha hecho muy poco todavía, pero ya hay experiencia con técnicas como la siembra directa, que abarca el campo de los residuos del cultivo; el riego por goteo y el riego suplementario, que buscan disminuir el consumo de agua", explica Hoekstra.
En esta materia, uno de los principales problemas del país es el del riego. Ya sea por exceso de irrigación o por sistemas mal diseñados, al final se emplean muchos más litros de los que necesita un cultivo o una parte importante del líquido se evapora. Por ahora el tema está siendo estudiado por la Comisión Nacional de Riego y la Dirección General de Aguas, en busca de métodos más eficientes. Hay fórmulas -además de utilizar sistemas más tecnificados-, como por ejemplo hacer los sistemas de conducción forrados o incluso enterrados, que si bien en un principio pueden resultar más caros, implican un ahorro tan importante del recurso que puede significar incluso llegar a más hectáreas con el mismo volumen de agua.
Y a la hora de evaluar los productos, los que emplean más agua son las carnes. Sólo para un kilo de vacuno se ocupan 15.500 litros. Por eso al ver la huella hídrica de cada persona, los vegetarianos tienen resultados hasta 50% más bajos que el resto. (ver infografía)
En busca de soluciones han emergido nuevas tecnologías que pretenden ayudar a disminuir esta huella. Allan y Hoekstra afirman que hay gente que está dispuesta a pagar un poco más por productos que cuiden el agua y países que ya lo están haciendo. En Europa se han realizado campañas para sensibilizar el uso de este elemento en la agricultura, promover soluciones tecnológicas e incluso establecer leyes, como en España.
¿Qué está haciendo Chile?
Si bien el país no ha trabajado con la Red de la Huella del Agua, a la hora de sacar cuentas está entre los países que tiene un consumo más bajo, ya que no supera los mil m3 per cápita. Sin embargo, el porcentaje destinado al agro sigue siendo muy alto y las proyecciones de la Dirección General de Aguas advierten que en los próximos años si no se hace algo, esto sólo seguirá en aumento.

Por eso el Consejo Nacional de Producción Limpia tiene en marcha diversos programas para incentivar el uso
sustentable de este recurso.

Rafael Lorenzini, director ejecutivo del consejo, explica que actualmente tienen 3 mil empresas del agro
involucradas voluntariamente, con las que han trabajado codo a codo por mejorar el uso del agua en Chile.

"Se han hecho trabajos específicos, desde la agricultura familiar campesina, llegando hasta la industria agrícola exportadora. En la pequeña agricultura ha sido mediante la incorporación de buenas prácticas agrícolas (BPA), y en el sector exportador con acciones como el monitoreo en términos de consumo", explica Lorenzini.

Sin embargo, como todavía no existen una regulación internacional en esta materia y un método reconocido mundialmente, todavía no hay un instrumento específico para trabajar con el tema. De todas formas, Chile ya está navegando por este camino para que, llegado el momento, no lo pille sin preparación.
1.300 metros cúbicos de agua per cápita se gastan en el mundo al año.
Chile está entre los países que tiene más bajo consumo: No supera los 1.000 metros cúbicos per cápita.
 España tiene Ley del AguaUno de los países con mayores problemas por uso de los recursos hídricos es España. De acuerdo con la Red de la Huella Hídrica, gasta 2.325 m3 por persona al año, esto es casi mil más que el promedio mundial, que no supera los 1.300 m3. Por eso ha fijado una legislación que regule su uso. 

"Esta ley pretende establecer los mecanismos necesarios para la ejecución de la política europea en nuestro país", explica Asier Albizu, director general de Biolan y experto en innovación. Así, los españoles establecieron pautas para la protección y utilización de sus aguas y de su entorno. Además, pretenden crear una Agencia Vasca del Agua que regule un régimen tributario y de planificación, y normas de abastecimiento, saneamiento y depuración. Incluso, el subsidio agrario comenzará a penalizar los sistemas no sostenibles, donde el recurso hídrico juega un papel fundamental.La Red de la Huella del Agua
En 2008 se unieron los siete mayores actores mundiales en el ámbito del agua: el Instituto Unesco-IHE para la Educación relativa al Agua; la Universidad de Twente; la Organización Mundial para la Protección del Medio
Andrea Ortega Carreño.
Fuente: El Mercurio

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice