Aves delfines y moluscos comienzan a morir intoxicados por el petroleo

25/05/2010

Fuga de crudo en el Golfo de México sigue sin control:
Aves, delfines y moluscos comienzan a morir intoxicados por el petróleo
La petrolera responsable del desastre ecológico asegura que ha hecho todo lo posible por detener el derrame y anunció un fondo de 500 millones de dólares para estudiar sus efectos.  

Lorena Guzmán H. 
"Vamos a seguir encima de esto y de British Petroleum -empresa responsable del derrame de petróleo que afecta al Golfo de México- hasta que se resuelva y de manera correcta", aseguró ayer la secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Janet Napolitano.
Más de un mes lleva la fuga de petróleo originada por la explosión y siguiente destrucción de una planta petrolera en la zona. Desde entonces se han empleado varios métodos para detener el derrame, pero todo ha resultado inútil. Hoy, la fauna y flora está comenzando a resentir la extensa presencia de crudo en el ambiente y recién mañana BP tratará nuevamente de tapar la fuga.
Napolitano formó parte hoy de una delegación oficial que sobrevoló la zona afectada por el derrame, integrada también por el secretario de Interior de EE.UU., Ken Salazar, y un grupo de legisladores demócratas y republicanos.
El gobierno de EE.UU. defendió así las críticas que lo acusan de "mano blanda" con la empresa y de la tardanza en la toma de medidas para evitar el desastre ecológico que, como algunos vaticinan, podría ser el más fatal de la historia.
Una encuesta elaborada para la cadena de televisión CNN indica que el 53% de los estadounidenses cree que los esfuerzos por detener el derrame de petróleo no tendrán éxito y tan sólo el 37% cree que los funcionarios federales podrán impedir otros vertidos en el futuro.
El director de operaciones de BP, Doug Suttles, reconoció la "frustración" que embarga tanto a la empresa como a las zonas afectadas, pero está optimista con las operaciones que se realizarán mañana. Con cemento y arcilla pesada tratarán de tapar la grieta del pozo de petróleo a 1.500 metros de profundidad.
Ese justamente ha sido el mayor impedimento con que se han topado; ninguna de las técnicas existentes para detener este tipo de fugas ha sido probada a tal profundidad.
Restaurantes sin mariscos
Aunque la compañía petrolera se comprometió a destinar 500 millones de dólares para la investigación sobre los efectos del derrame en la vida marina del Golfo de México, para los dueños de restaurantes y barcos pesqueros no será suficiente.
El departamento de pesca y vida salvaje de Louisiana extendió su prohibición para zonas de pesca deportiva y comercial. Largas franjas del Golfo de México están cerradas a toda actividad y los expertos advierten que el petróleo ya vertido podría impactar la industria de la pesca por años. En conjunto, los cinco estados afectados -Texas, Louisiana, Mississippi, Alabama y Florida- producen casi el 16% de toda la pesca de EE.UU.
La más afectada será la producción de camarones; el 90% de ella se extrae de la zona. En tanto que sólo Louisiana provee un tercio de las ostras del país.
BP aseguró que el fondo de estudios será utilizado por una comisión asesora independiente. En ella participarán "los mejores biólogos marinos y oceanógrafos del mundo, y se entregará una beca a la Universidad de Louisiana (EE.UU.).
Mientras, los rescatistas se han puesto en alerta. Ralph Morgenweck, consejero científico de los servicios de pesca y conservación de flora y fauna de EE.UU., advirtió que los verdaderos resultados recién comienzan a aparecer. De momento han sido recuperadas vivas unas 40 aves contaminadas, pero 85 animales con muestras visibles de crudo en sus cuerpos fueron encontrados muertos.
 Fracasos seguidos
Hoy se estima que la fuga de crudo está vertiendo al mar unos 210 mil galones, pero no se puede estimar cuánto petróleo permanece efectivamente en el océano. Desde la explosión, la empresa ha realizado varios intentos para detener la fuga. Además de utilizar barcos que recuperan el petróleo de la superficie, ha utilizado dispersantes. Además usó dos cúpulas, las que aislarían la zona de fuga para luego dirigir directamente el petróleo a barcos en la superficie, pero ninguna resistió la presión a 1.500 metros de profundidad. Ahora, las esperanzas están en una mezcla de arcilla y cemento que será introducida a presión en el pozo.

Fuente: El Mercurio.
Fuente: El Mercurio

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice