Cotizar Producto Formulario Liviano Diccionario del Agua Noticias del Agua Videos Ingreso Clientes Ingreso Proveedores English


logo_aguamarket

Cotice Productos y Servicios para la Industria del Agua en Latinoamérica.


   
Cotiza tu Producto:
 
TODAS LAS CATEGORIAS
Cotizar Productos
Guia de Productos
Productos en Oferta
Productos Nuevos
Productos Destacados
Productos Favoritos
Productos Temporada
Compre Online
Precios Referenciales
Ingreso Clientes
Ingreso Proveedores
Beneficios
Noticias
Temas de Interes
Diccionario
Eventos y Asociados
Contacto
Facebook Twitter YouTube Google+ Linkedin Blogger Suscribase al RSS de noticias Enviar a un Amigo!
Aguamarket.com»Noticias»EL AGUA QUE TOMAMOS
 

EL AGUA QUE TOMAMOS

 
  Publicado el 12/04/2004  

Como ustedes saben, no existe ningún control que impida la contaminación del agua del Río de la Plata, ni hay nadie que actúe para sancionar a los contaminadores. El resultado ha sido un rápido empeoramiento de la calidad del agua del río, que debe ser tratada por instalaciones que no han sido previstas para depurar ese tipo de contaminación. Por consiguiente, el agua de la canilla está cada día en peores condiciones. Aquellos que hayan leído mis libros recordarán que en algunos de ellos digo que el Río de la Plata está en el umbral de potabilización y que un poco más de contaminación puede significar que ya no sea posible obtener agua potable de ese recurso natural.

Todo indica que ese umbral ya se ha traspasado y que el agua del río ya no se puede potabilizar, al menos por los procedimientos actualmente en uso. Sin embargo, hasta ahora no se ha hecho nada por impedir la presencia de residuos peligrosos en el agua de la canilla.

El procedimiento de control es tan deficiente que más parece pensado para disimular el problema que para evaluarlo. Por ejemplo, la empresa concesionaria del servicio de agua corriente sólo tiene la obligación de analizar una vez al mes la presencia de residuos peligrosos en el agua que entrega a la población. Es decir, que durante 353 días al año nadie sabe el contenido de residuos peligrosos que tiene el agua que bebemos. Todo indica que es elevado.

Por eso, estoy pidiendo al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que ordene analizar diariamente la calidad del agua que estamos tomando, como lo desarrollo en la nota que les estamos enviando en esta entrega. Los laboratorios existen, e inclusive hay un convenio con la Prefectura Naval Argentina para hacer otras tareas con esos mismos laboratorios. Lo único que falta es estar dispuestos a encontrarse con alguna sorpresa desagradable. Buenos Aires, 31 de octubre de 2003.

Sr. Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Dr. Aníbal Ibarra

De mi mayor consideración: Me dirijo a Ud. en mi carácter de Defensor del Pueblo Adjunto de la Ciudad de Buenos Aires en el marco de la Actuación Nº 8857/03, referente a la contaminación del agua del Río de la Plata y los riesgos que implica la falta de controles del procedimiento de potabilización.

Esta situación se hizo pública a partir de la contaminación del Río de la Plata con fenoles, lo que determinó la nterrupción del suministro de agua potable a la ciudad el día 4 de septiembre de 2003. Asimismo, una reciente investigación periodística del diario Clarín reveló que un millón de personas del Gran Buenos Aires recibe agua no potable por la red pública. Los fenoles son residuos peligrosos

El problema se origina en que las instalaciones para el tratamiento de agua de bebida para la Ciudad de Buenos Aires utilizan la misma tecnología que en la época de Sarmiento, cuando esas instalaciones se inauguraron. La diferencia es que a fines del siglo XIX y principios del XX sólo teníamos que decantar los barros para asegurar transparencia y añadir cloro para matar bacterias. En esa época no teníamos la impresionante cantidad de residuos industriales peligrosos que hoy se vuelcan en toda la cuenca, incluyendo los arroyos que son jurisdicción de la Ciudad de Buenos Aires.

La publicidad de la empresa concesionaria sugiere avances tecnológicos que en este aspecto son irrelevantes. Si lo único que se hace con el agua cruda es agregarle cloro, no hay diferencias si el cloro lo agrega una computadora o si lo hace un químico de guardapolvo blanco y grandes bigotes, tal como ocurría un siglo atrás.

El proceso de potabilización utilizado por la empresa Aguas Argentinas no permite la eliminación de los fenoles, como así tampoco elimina ninguna de las sustancias que aparecen con niveles guía de calidad de agua para fuentes de agua de bebida humana con tratamiento convencional, según la Reglamentación de la Ley 24.051 de Residuos Peligrosos.

Esto significa que el agua que llega al público tiene la misma concentración de sustancias peligrosas que el agua del río que se capta para tratar, con el agravante de que no hay un análisis frecuente de los principales contaminantes. El Contrato de Concesión establece que el concesionario deberá hacer un análisis del contenido de contaminantes del agua del Río de la Plata sólo una vez al mes en el caso de metales pesados, fenoles e hidrocarburos. (Anexo 1 del Contrato de Concesión de la Empresa Aguas Argentinas).

Por otra parte, la liviandad con que el ETOSS autorizó la distribución por la red de agua contaminada con una sustancia que las leyes vigentes califican como residuo peligroso (fenoles) resulta preocupante. El análisis particularizado de este episodio nos permitirá evaluar si el control que realiza el ETOSS es suficiente como para que la Ciudad no realice el suyo.

En el caso particular de los fenoles se trata de una muy amplia familia de sustancias químicas, es decir, que hay muchos fenoles. Sin embargo, los libros de toxicología los tratan de conjunto, lo que sugiere que sus efectos sobre la salud humana son semejantes.

La "Guía de respuesta a emergencias con materiales peligrosos", editada por Gendarmería Nacional Argentina y el Centro de Información Química para Emergencias, Buenos Aires, 2001 dice sobre los fenoles:

"Tóxico; la inhalación, ingestión o contacto del material con la piel puede causar lesiones severas o la muerte".

Sobre cómo actuar con personas contaminadas indica:

"En caso de contacto con la sustancia, enjuagar inmediatamente la piel o los ojos con agua corriente por lo meno durante 20 minutos".

En cuanto al mecanismo fisiológico por el que dañan la salud:

Pueden causar la muerte por cianosis, ya que transforman la hemoglobina de la sangre en metahemoglobina. De este modo, este componente esencial de la sangre pierde su capacidad de transportar oxígeno a los tejidos. (Sociedad Española de Medicina de Emergencias (SEMES):, "Curso de Formación Continuada en Medicina de Urgencias" , textos disponibles en Internet).

Un libro sobre prevención de la contaminación dice:

"El fenol es un producto cáustico perjudicial. Puede penetrar en el organismo por vía cutánea, por inhalación y accidentalmente por ingestión. Ejerce a la vez una acción local sobre las mucosas y una acción general sobre el organismo.

Intoxicaciones agudas:

Acción sobre la piel y las mucosas. El fenol provoca lesiones locales cuya gravedad es función del tiempo de contacto o de la concentración de las soluciones empleadas. Pueden ir hasta la gangrena fénica. Acción por ingestión. La muerte puede sobrevenir en un lapso de tiempo generalmente bastante corto por síncope respiratorio.

Intoxicaciones crónicas: La absorción de fenol en pequeñas dosis de forma repetida puede provocar trastornos digestivos, irritación de las vías respiratorias y trastornos nerviosos (vértigos). Estos síntomas son conocidos bajo el nombre de "marasma fénico". Pueden estar acompañados de manifestaciones cutáneas (eritemas, eczemas, etc.)" (Villalón, Antonio y Monclús, Antonio: "Contaminación ambiental, causas y valoración", Ed, JIMS, Barcelona, 1974).

Un manual de toxicología de urgencia recomienda buscarlos dentro de las sustancias con las que puedan haberse intoxicado los pacientes: "e) Ensayos Cromáticos: 4) Reacción con Cloruro férrico: para fenoles" ("Toxicología Química y Legal: Guía de Seminarios", Universidad de La Plata).


Fuente: www.holistica2000.com.ar

cotizar productos
Imprimir este articulo
Imprimir Noticia
Compartir en Facebook

 
 
 
 
 
 
 
 

Presencia de Aguamarket en Países como:

ChileArgentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba EcuadorEl Salvador España GuatemalaHondurasMexico Nicaragua PanamaParaguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela
Guinea Ecuatorial Filipinas Francia Brasil Estados Unidos Republica Arabe Saharaui Canada Gibraltar Andorra Belice Marruecos

© Aguamarket y Cía. Ltda. Todos los Derechos Reservados 2000 - 2014 Productos y Servicios para la Industria del Agua Iberoamericana Página Web: http://www.aguamarket.com