Derecho de aguas

15/09/2014
Los dos principales elementos de la agricultura son la disponibilidad de tierra y agua, sin los cuales esta actividad sería imposible. Respecto de la estabilidad jurídica de la propiedad sobre la tierra, el mundo reconoce la posibilidad de dominio sobre los bienes raíces, salvo pocas excepciones de países en los que no existe o está debilitado este derecho.

En el caso del agua, Chile construyó una institucionalidad que funciona, con un Estado regulador y un sector privado activo en la gestión y administración del recurso. Los escasos conflictos derivados de este sistema no se comparan con los beneficios que significa contar con un marco legal estable y una convivencia racional entre los distintos usos y titulares de derechos, aun en épocas de escasez.

No obstante, la reforma al Código de Aguas anunciada por el gobierno no considera esta realidad. Bajo el pretexto de resolver aspectos puntuales relacionados con la sequía, el déficit de agua potable en ciertos sectores y algunas conductas abusivas de empresas eléctricas, se busca refundar un sistema que opera razonablemente bien.

Los agricultores estamos muy preocupados por los cambios que se quieren introducir, tal como lo planteó hace poco el presidente de la SNA. Nos inquieta el debilitamiento de nuestros derechos y las excesivas atribuciones que se darían a los funcionarios públicos sobre la asignación de derechos y su caducidad. En la agricultura, incluso, se pretende que el Estado pueda intervenir en el tipo de cultivos a realizar, debiendo autorizar los cambios la DGA.

En vez de intervenir el código, generando enormes incertidumbres, sería pertinente que el gobierno implementara soluciones efectivas a largo plazo, como la inversión de recursos públicos en la construcción de grandes embalses y la adecuada conducción y distribución del agua. Así se implementaría una verdadera política de Estado en materia de disponibilidad hídrica para sus diversos usuarios, principalmente para la agricultura.

Esperamos que impere la racionalidad y se evite cambiar lo que hoy funciona, generando alteraciones innecesarias en torno a un tema tan indispensable como el agua.

Fuente:

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice