No se puede alcanzar un desarrollo industrial si no se pone atencion al cambio climatico

27/10/2008

Aumento del nivel de los mares, huracanes cada vez más frecuentes, derretimiento de los polos. Son algunos de los efectos que está provocando el cambio climático.

En Europa, la preocupación por el tema es cada vez más fuerte y está generando, poco a poco, un cambio en las políticas públicas, que, como nunca antes, hoy incluyen como prioridad el medio ambiente y la disminución en emisión de gases.

Carbon Trust es una de las organizaciones que iniciaron este cambio. Creada en 2001 en Inglaterra, como una entidad privada con aportes del Estado, su objetivo es promover ese mismo entendimiento de empresarios con el sector público, para lograr avances en la renovación de energías.

Siguiendo esta idea, David Vincent, director de Proyectos de la organización, estuvo esta semana en Chile, donde se reunió con representantes del Gobierno y de los privados. Y se llevó una grata impresión.

Estoy sorprendido por el conocimiento y la inteligencia con que mis colegas están viendo este desafío. Nadie me ha dicho que no cree en el cambio climático, nadie me ha dicho que Chile no tiene nada que aportar, y nadie me ha dicho que la disminución de emisiones está sobre las posibilidades del país.

¿Llegó a algunos acuerdos?

Es temprano para firmar acuerdos. Por ahora, estamos buscando oportunidades para generar proyectos. Y Chile y Latinoamérica son importantes para el Reino Unido, que quiere crear relaciones y entendimiento con esta parte del mundo. Latinoamérica tiene una gran cantidad de recursos naturales y también, por lo tanto, el potencial para desarrollar nuevas tecnologías de energía.

¿Y percibió algún interés en avanzar en el tema?

Hay interés, aunque tiene que ver mucho más con las oportunidades para hacer negocios con la energía, en vez de con una real intención de invertir en fuentes renovables. Hay que luchar para que el tema energético esté en los primeros lugares de la agenda. Nosotros queremos ayudar a identificar las oportunidades y después, si no hay capital, tenemos algunos programas para generar inversión.

Pero ¿se puede lograr un equilibrio entre desarrollo empresarial y resguardo del medio ambiente? Da la impresión de que siempre habrá uno de los dos que pierda algo...

Hay que tener claro que no se puede alcanzar un desarrollo industrial si no se pone atención al cambio climático. Los riesgos para las empresas que no lo hagan son bastante grandes.El rol de Chile

¿Qué tan grave es el cambio climático? Hay diferentes opiniones...

La amenaza es cada día más cercana. Y el riesgo de sufrir los efectos es cada vez más evidente. Y estos efectos se van a manifestar en su totalidad si continuamos, como hasta ahora, sin hacer nada. La amenaza es muy seria. Tiene el potencial de, si nosotros seguimos con nuestras emisiones, traer muerte y destrucción al planeta.

¿Y cómo se puede evitar?

La única solución es actuar en forma colectiva, país por país, para crear un compromiso de reducir las emisiones, al menos en un 60% para 2050, y crear un compromiso político también.

¿En qué puede aportar un país como Chile? Se supone que los mayores responsables de las emisiones son las superpotencias.

Todas las naciones tienen un rol que jugar. Chile está bastante bien posicionado por su riqueza en recursos naturales y también por los recursos humanos y la capacidad para los negocios que hay en este país. Creemos que a través de la sociedad entre los países desarrollados y los países en desarrollo podemos crear una innovación en el tema de la emisión. La idea es identificar proyectos energéticos prometedores en naciones en desarrollo y luego motivar a las potencias para que aporten con el capital necesario.

¿Y qué le aconsejaría al país?

Yo recomendaría una política sin ambigüedades, enfocada en avanzar hacia la disminución de emisiones. Luego, estimularía el debate y la conversación con los líderes del sector privado para que surjan tanto ideas como capital. Y para lograr esto es muy importante contar con una organización independiente, que integre personas de ambos sectores. Esos fueron los consejos que sugerí en mis reuniones.

Chile, al parecer, está interesado en diversificarse hacia la energía nuclear. ¿Qué opina? ¿No se contradice con una política medioambiental?

Todos los países del mundo están, en este momento, buscando nuevas fuentes de energía para disminuir sus emisiones. La energía nuclear es, sin duda, baja en emisiones de carbono. Por eso es una opción considerable. Pero, objetivamente, no es barata y genera el problema de tener que estudiar el manejo de los desechos radiactivos. Yo creo que hay muchas otras opciones que considerar, además de ésta. Chile debe invertir en sus recursos naturales.

¿Cree que la crisis económica pueda detener el proceso de inversión hacia energías más limpias?

Hay un riesgo de que esta crisis pueda distraer a los inversionistas. Pero hay bastante camino recorrido y depende de organizaciones como Carbon Trust seguir motivando.

"La energía nuclear es, sin duda, baja en emisiones de carbono. Por eso es una opción considerable. Pero, objetivamente, no es barata y genera el problema de tener que estudiar el manejo de los desechos radiactivos"

Fuente: "El Mercurio"

Fuente: diario.elmercurio.cl/2008/10/26/reportajes/entrevistas/noticias/b397bd98-b132-42df-89f7-ab15d2166ff3.htm

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice