Estocolmo Habla a Johanesburgo El Agua la Clave al Desarrollo Sustentable

28/08/2002

En estos momentos millares de profesionales del agua, ONG´, y representantes de gobiernos, están reunidos en la Conferencia Mundial de Desarrollo Sustentable, en Johannesburgo, SudAfrica. Llamamos a los jefes de Estado y la comunidad global para que acuerde metas concretas, medidas de plazos concretos y planes de acción para cambiar la manera como el mundo maneja el agua. Fallar en hacer esto en esta Cumbre de la Tierra será dañino para billones de personas y para ecosistemas amenazados en décadas que vendrán.

El Secretario General de Naciones Unidas Kofi Annan ha identificado apropiadamente el agua como una de las 5 más altas prioridades de esta Cumbre. Desde la Cumbre de la Tierra en Río 1992, la situación del agua en la mayoría de las ciudades del se ha, de hecho, deteriorado. Hoy 1.200 millones de personas aún carecen de acceso a agua potable, 2,5 millones viven sin saneamiento adecuado. Dos millones de personas, en su mayoría niños, mueren cada año de enfermedades vinculadas al agua o al saneamiento, el equivalente a un jumbo jet lleno de niños chocando cada 4 horas. Es alarmante que ya un tercio de la población vive en países que enfrentan limitaciones del agua; para el 2025 dicho numero podría incrementar a dos de cada tres.

El agua es la clave para el desarrollo económico y la calidad de vida. Estos cinco años de doliente temática del Stockholm Water Symposia ha atraído a miles de participantes a Suecia cada verano de gobiernos, organizaciones no gubernamentales (ONG´s), profesionales del agua, científicos y comunidad económica. En el Simposio del Agua de Estocolmo este año hubo un raro grado de unanimidad entre nosotros respecto de cuatro principios básicos que deben fijar la ruta hacia adelante.

1· Los usuarios del agua deben estar involucrados en el gobierno de los recursos del agua. El comportamiento de los usuarios de agua locales es la prueba última para el éxito de las políticas. Los usuarios deben estar informados e involucrados de cerca en las decisiones de gobierno que afectan su uso del agua potable. Mientras es esencial que el gobierno ejerza mano firme en la protección de recursos naturales y bienes comunes, debe lograr esto a través de diálogo continuo y efectivo con los usuarios del agua.

2· Debemos romper ahora el vínculo entre crecimiento económico y degradación del agua. Las actividades que producen riqueza a menudo contaminan el agua, resultando en polución de ríos y aguas subterráneas a través del mundo. Si esto continúa sin abatir, el agua disponible está demasiado poluida para ser usada, y el mundo posee menos agua disponible. Acción local positiva, proactiva hacia la restauración y el abatimiento de la polución del agua es esencial hoy para evitar aun mas severos problemas en las décadas por venir.

3· Servicios de agua urbanos son cruciales para la estabilidad y seguridad urbana. Un flujo de agua adecuado en una ciudad es condición necesaria para la salud de sus habitantes y también para el funcionamiento de su industria, hospitales y otros componentes de la ciudad. Un suministro de agua seguro es esencial para una ciudad sustentable, y una planeación realista y presupuestada debe extenderse a las áreas periurbanas y pobres de nuestras ciudades.

4· La política, el planeamiento e implementación deben moverse hacia soluciones integrales. En una cuenca el agua en su flujo aguas abajo se vincula con el uso del suelo y ecosistemas. La gestión del agua, el uso del suelo y políticas sobre los ecosistemas deben entonces complementarse en vez de competir entre ellas. Las aproximaciones sectoriales hacia los servicios de agua potable, el agua para la producción de alimentos, y agua para la naturaleza con urgencia deben ser complementadas por un enfoque integrado que considere a todas estas. Para implementarlo deben ponerse en práctica ciertos arreglos institucionales.

Nuestra convicción sobre estos cuatro principios está bien fundamentada:

Proteger el agua - vital recurso renovable, está vinculado a y es tan urgente como prepararse para cambio climático El agua que viene a nosotros como precipitación es la llave para la sobrevivencia y prosperidad. Esta agua es consumida literalmente en producción de plantas o campos de cosecha irrigados por aguas lluvias, en bosques o campos. Es nuestra “agua verde” usada para producción de alimentos y por ecosistemas.

También determina la cantidad de agua disponible para usos de la sociedad, y el agua que pasa por los ríos y formaciones de aguas subterráneas, nuestra agua azul. Proteger este fundamental recurso hídrico, la precipitación sobre las cuencas de los ríos, debe ser nuestra primera preocupación . Y esto puede cambiar con la variabilidad del clima. La necesidad por una gestión mejorada del agua, y capacidad de estar prontos al cambio a medida que los patrones cambian es la urgente dimensión de responder al cambio climático. Y mientras como comunidad global argumentamos respecto de los efectos del cambio climático en las décadas por venir, los efectos de la actual crisis del agua ya son devastadoras para billones de personas en países en desarrollo, así como para los ecosistemas en todo el mundo.

Ahora es el momento de actuar A pesar de informes y declaraciones en diferentes reuniones internacionales durante la última década, mejoras concretas en terreno se han quedaron seriamente atrás. La Asamblea de UN Asamblea del Milenio para el Desarrollo de Metas - para el 2015, reducir a la mitad la gente viviendo en extrema pobreza, sufriendo de hambre o incapaz de obtener agua potable segura- no será logrado a no ser que los gobiernos se den cuenta de que el agua está involucrada en cualquier tipo de desarrollo y actividad humana. Los temas del agua no pueden ser solo la preocupación de expertos. Constituyen nada menos que la cuestión central de la sobrevivencia humana. Esto significa que el agua es problema de todos.

Inversiones masivas y cambios importantes en la manera de pensar son requeridos. Se requiere de compromiso político firme para decidir las medidas necesarias respecto de cómo asegurar los recursos financieros requeridos. Para enfrentar el problema de 1.2 billones de personas sin acceso seguro al agua , 2.5 billones de personas sin saneamiento y para enfrentar algunos de los daños medioambientales, la Comisión Mundial del Agua informó en La Conferencia Ministerial de La Haya el 2000 que U$ 170 billones de inversión por año eran necesarios. Ahora cerca de U$70 billones son invertidos anualmente. Para lograr solo la meta del Milenio de agua para los pobres, se requerirán cerca de U$25 billones por año en recursos financieros y un mayor involucramiento por parte de los pobres propiamente tal, de la comunidad y actores claves incluyendo al sector privado cohesionando sus energías para encontrar soluciones costo efectivas.

Ninguna de estas cosas ocurrirá a no ser que al agua se le asigne una apreciable mayor prioridad por parte de los gobiernos de países en desarrollo, en la ayuda bilateral y por las instituciones financieras internacionales.

Fuente:

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice