Estadio Nacional ahora sobran cinco mil batucas y gobierno evalua una piscina en sus intalaciones

14/06/2010

Estadio Nacional: ahora sobran cinco mil butacas y gobierno evalúa una piscina en sus instalaciones 

Pablo Obregón Castro 
Los errores cometidos en la remodelación del Estadio Nacional se han convertido en otro dolor de cabeza heredado por el Ministerio de Obras Públicas. A fines de 2009, el gobierno de la ex Presidenta Bachelet suscribió un contrato con la empresa Bash para instalar 55.198 butacas, y ocurre que sólo caben 47 mil, según declaró a fines de mayo el subsecretario de Deportes, Gabriel Ruiz-Tagle.
La directora de Arquitectura del MOP, Dina Tarraza, cree que, en el mejor de los casos, se instalarán cincuenta mil, y que el resto podría quedar en stock para reponer los asientos que, seguramente, se destruirán a causa de los vándalos que frecuentan las canchas del país. Otras tantas -dice- podrían utilizarse en los estadios que se construyen en Talca, Curicó y Copiapó.
Claro que cualquiera de esas dos salidas son discutibles: el acta de resolución de octubre de 2009 contemplaba sólo 930 butacas para recambio, cifra que representa menos de un quinto de los 5.198 asientos que están sobrando. Además, en el caso de los tres estadios en obra, la instalación de los asientos deberá ser objeto de nuevas licitaciones.
El socio de una de las empresas que participaron del proceso rechaza esta salida, puesto que "si hubieran comprado 100 mil butacas, Bash tendría asegurados todos los estadios que se van a construir en Chile sin necesidad de ir a licitación".
Con todo, hay preguntas que en el Ministerio todavía no están en condiciones de contestar, como, por ejemplo, quién tendría que hacer la pérdida en el caso de que las butacas terminen apiladas en alguna bodega. El ministro Hernán de Solminihac advierte que antes de pronunciarse "hay que ver qué dice el contrato que tiene firmado Bash con el Estado, pero si dice 55 mil butacas instaladas, habrá que ver quién fue el responsable de esa estimación. Y si dice que fue el MOP el que dio la orden de compra, habría que analizarlo jurídicamente".
Con todo, en el gobierno aclaran que, independiente de los errores que se pudieron cometer durante el proceso, los contratos suscritos por el Estado se honrarán al pie de la letra.
No había un plan
La remodelación del Estadio Nacional presenta irregularidades de principio a fin. La capacidad original del coliseo era de 63 mil personas sentadas en las gradas de aluminio que se instalaron en 2008 y que implicaron una inversión de $700 millones. Una vez que se decidió retirar esos asientos nuevos e instalar butacas individuales, la capacidad bajó a 60.298 espectadores, tal como aparece detallado en los primeros informes del MOP.
Con las obras ya en curso, se decidió re-perfilar la pendiente del Estadio, con lo cual la capacidad disminuyó a 55 mil personas. Y finalmente, cuando Bash ya trabajaba en el Estadio, el subsecretario de Deportes declaró que sólo entran 47 mil.
¿Cómo un estadio para 63 mil personas pierde casi un tercio de su capacidad en menos de seis meses de trabajo? Según el arquitecto Gonzalo Mardones, no hubo un plan que unificara los criterios. Cada uno de los trabajos se licitó por separado, lo que hizo que las obras civiles, los anclajes y los asientos se hicieran sin coherencia.
"El Estadio debió tener un aforo de 70.000 personas. El proyecto que le presenté a la Presidenta Bachelet en el 2008 junto a la Fundación Futuro tenía esa capacidad. Sin embargo, las cosas se hicieron muy mal. No hubo proyecto arquitectónico, lo que implicó colocar las butacas desordenadas, las cuales habrá que corregir, especialmente en los codos. Además, se eliminó el palco, y habrá que proyectarlo".
"El Mercurio" recorrió el Estadio, y efectivamente los trabajadores estaban removiendo asientos en la zona de los codos para instalarlos de nuevo.
Cuántos caben
La actual directora de Arquitectura dice que el Gobierno se limitó a entregar los planos del recinto para que las empresas hicieran sus ofertas de acuerdo a sus propios cálculos de capacidad. "La cantidad de butacas las tenía que comprobar el proveedor, según los planos del Estadio. Si compraron más butacas, el error es de ellos. Los expertos tenían que proponer las fórmulas para colocarlas", asegura.
Gobierno evalúa instalar una laguna gigante en el entorno del estadio
Uno de los proyectos que más entusiasmaban al Presidente Piñera era la construcción de un gran parque de uso público en las inmediaciones del estadio, el que tendría una superficie de 64 hectáreas y que permitiría recuperar una zona de Santiago que se encuentra deteriorada.
Sin embargo, durante los últimos días surgió una propuesta que dejó en duda la materialización del parque: la instalación de una laguna de uso público, tal como las que construye el empresario Fernando Fischmann, dueño de la empresa de lagunas artificiales Crystal Lagoons.
Esta idea contaría con el apoyo del subsecretario de Deportes, Gabriel Ruiz-Tagle, y, según fuentes de gobierno, la próxima semana se realizará una reunión entre el Presidente Piñera, el arquitecto Gonzalo Mardones y los patrocinadores de la laguna para evaluar las ventajas de cada uno de los proyectos.
Tampoco se han aplicado las multas anunciadas por el ex ministro Bitar
La empresa proveedora tenía 130 días para instalar las butacas, contados desde el momento en que se suscribió el contrato con el Estado, es decir, el 18 de noviembre de 2009. Han pasado más de seis meses, las butacas se están reinstalando y, tal como reconoce el ministro de Obras Públicas, las multas no se han cursado, puesto que la prioridad hoy es terminar el estadio y luego revisar todos los aspectos contractuales, incluidas las garantías y las multas que corresponda aplicar.
Con todo, en este caso las multas son particularmente bajas: 0,03% del valor final por cada día de trabajo atrasado.

Fuente: El Mercurio

Fuente: El Mercurio

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice