Modelo suizo fomenta la Eficiencia Energética y las ERNC

01/08/2014
¿En qué consiste la certificación "Ciudad Energética"?
La herramienta de gestión "Energiestadt" (Ciudad Energética), concebida y financiada por el Ministerio de Energía de Suiza, es liderada hoy por las empresas Nova Energie, a la cual pertenezco, y EncoEnergieConsulting AG, y está conformada por seis temáticas que están presentes en todo proyecto (Construcción, Movilidad, Organización, Comunicación, Infraestructura y Planificación), las cuales están enfocadas a lograr un funcionamiento sustentable a nivel municipal.

El proceso es muy sencillo: si una ciudad decide implementar la iniciativa, un consultor lleva a cabo un estudio preliminar del estado actual de esas seis variables. Además, existe un total de 76 medidas, que varían de acuerdo a una serie de características propias de cada lugar, como tamaño o clima, entre otras.

¿Qué ocurre tras ejecutarse este estudio?
El proceso de implementación tiene una duración de cuatro años (cada año un experto realiza una evaluación), para lo cual se trabaja en explotar las prioridades que tiene cada comuna, es decir, dónde quieren mejorar. Resulta muy importante reflejar claramente la realidad que tiene cada municipio para poder implementar con éxito este plan.

En el proceso de adaptación de la herramienta, en la que se definen qué elementos conservar y cuáles incorporar, serán de suma importancia los criterios regionales. Para que estos criterios sean incluidos en la planificación, la herramienta sugiere una participación activa de todos los actores relevantes en la gestión de la energía, incluyendo en la discusión al sector privado, el Gobierno, ONGs y, por sobre todo, a las municipalidades.

¿Cuáles son los objetivos principales de este sistema?
Además de lograr fomentar el uso de la EE y de ERNC, existen dos niveles principales de beneficios: por una parte, las ventajas generadas por un mayor ahorro de energía y reducción de las emisiones de CO2; y por otro, las mejoras sustanciales de la calidad de vida y la generación de un aumento de los ingresos económicos de cada comunidad. Además, en este punto, se logra también potenciar fuertemente la imagen del municipio y de los patrocinadores.

En todo caso, hay que destacar claramente que este es un proceso a largo plazo y que no podemos cambiar las cosas de un día para el otro.

¿Cómo ha sido la recepción de esta herramienta en las ciudades donde se ha implementado?
Actualmente, en Suiza existen más de 350 comunas certificadas, lo que equivale a casi un 20% del país, y otras 300 están en proceso de certificación. Además, el sistema ha sido implementado en otras 21 naciones de forma exitosa, tanto dentro como fuera de la Unión Europea, en países como China, Sudáfrica y Marruecos. Solo en el Viejo Continente, hemos llevado a cabo el programa en casi 1.500 municipios.

Asimismo, mi experiencia en Chile me ha permitido ver que existe un enorme potencial en materia de EE y generación de ERNC, y que la calidad de la infraestructura a nivel país es también notable. Tal vez falte potenciar más el tema de la normativa legal y el diseño de las terminaciones de las viviendas. Puedo indicar que estamos trabajando con tres comunidades que quieren entrar a la fase piloto: Antofagasta, Frutillar y Vitacura.

En la implementación de este sistema, ¿qué barreras han encontrado?
El tema de la transparencia y honestidad a veces suele ser un gran problema. Muchos municipios no quieren compartir sus resultados y, especialmente, se niegan a revelar sus fracasos. Por eso, la labor del asesor que ayuda en la implementación es clave. Es fundamental lograr generar un clúster de profesionales jóvenes, empáticos y dinámicos, que sean expertos en materia de EE y ERNC. Esa es una barrera importante que hay que tratar de superar. Debo agregar, además, que en un inicio, tenía bastante preocupación de que los municipios en Chile no quisiesen participar, pero la verdad es que la acogida ha sido bastante buena.

¿Cuáles son las medidas más comunes que pueden implementar las comunas?
Eso depende mucho de cada comuna y de las características particulares que la definen, ya sean condiciones geográficas o culturales, por nombrar solo algunas. Sin embargo, en general, una buena medida sería que los municipios construyan sus propios edificios con sistemas de EE (administrativos, escuelas, hospitales). Otras medidas pueden ser implementar soluciones como paneles solares en escuelas y/o instalar sistemas de alumbrado público eficiente.

La falta de recursos de un municipio, ¿puede ser una barrera para la implementación de estas medidas?
No es una barrera muy grande. Como ya señalé, la herramienta se adapta a la realidad de cada municipio. En Zúrich, por ejemplo, existe un máximo de puntos para lograr la certificación, que es mucho más alto que para pueblos con recursos más bajos. Es decir, el estándar es diferente de acuerdo a la realidad de cada comuna.

Además, más que a entregar recursos económicos, la labor de las empresas participantes está orientada a ofrecer conocimiento y experiencia en la implementación de estas medidas. Aspectos como comunicación, información y sensibilización no cuestan mucho dinero, pero sí logran generar un gran impacto y efecto.

Fuente:

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice