Agua limpia y sin sal en el noreste de Brasil

13/02/2007
Sin duda, la obtención de Agua Potable para la población de las grandes urbes - y del planeta en general - es una preocupación constante. En la vanguardia de Latinoamérica está Brasil, que ya ha demostrado que es posible contar con un "stock" de agua.

Brasil utiliza membranas semipermeables que eliminan tóxicos del agua en la empobrecida región del noreste. En dos años espera fabricar la tecnología localmente.

Miles de personas del semiárido noreste de Brasil calman su sed gracias a una tecnología poco usada en América Latina: las membranas de ósmosis inversa, que permiten desalinizar y limpiar el agua mediante una especie de pieles sintéticas muy delgadas hechas de distintos materiales -generalmente polímeros de plástico- que filtran el agua, sin dejar pasar impurezas.

“Las membranas son eficientes para mejorar la calidad del agua en grandes ciudades, abastecidas por manantiales que reciben un cóctel de contaminantes”, señaló Renato Ferreira , gerente de proyectos de la Secretaría de Recursos Hídricos del Ministerio de Medio Ambiente.

Por ahora, son usadas para desalinizar aguas subterráneas que abastecen a pequeñas comunidades del interior semiárido del noreste brasileño. Allí, se instalaron unos dos mil equipos de desalinización en la década pasada, pero la mayoría está desactivada u operando precariamente, por dimensiones inadecuadas y falta de capacitación de sus operadores, observó Ferreira.

El Programa Agua Dulce, iniciado en 2004 bajo su coordinación -que involucra a nueve estados del país- busca recuperar estos equipos, involucrando a las comunidades en su gestión y formando técnicos.

En el nordeste, el agua escasea debido a las frecuentes sequías y el agua subterránea es una alternativa muy salina por el subsuelo rocoso. El agua de la gran mayoría de los pozos tiene cerca de tres mil partes por millón de sal como promedio, el triple del adecuado al consumo humano según la Organización Mundial de la Salud, destacó Ferreira.En toda la región semiárida quedan unos 30 mil pozos aprovechables que podrían producir un promedio de cuatro mil litros diarios de agua desalinizada cada uno, lo que sería suficiente para abastecer a los 23 millones de habitantes locales.

MEMBRANAS LOCALES

Un equipo desalinizador sencillo, de tres membranas, cuesta cerca de siete mil dólares. “No es mucho, considerando que abastece a unas 800 personas”, opinó el experto. Las membranas son importadas, pero investigadores de las universidades Federales de Campina Grande (UFCG) y de Río de Janeiro (UFRJ) desarrollan modelos para variadas finalidades.

“Dentro de dos años el Laboratorio de Referencia Nacional en Desalinización de la UFCG tendrá una membrana capaz de sustituir a las importadas, pero hasta que sea producida por la industria llevará muchos años más”, dijo a Tierramérica Kepler Borges França, coordinador del laboratorio que difunde esa tecnología.

Según el Programa Agua Dulcel, durante el proceso de desalinización, apenas la mitad del agua sale limpia, el resto queda con el doble de concentración de sal y es utilizada en un sistema en el que sirve al cultivo del pez tilapia rosa (Oreochromis sp). Con el resto del líquido se irriga plantaciones de hierba-sal, que absorbe la sal del suelo y es buen alimento para cabras y aves.

Según el Programa Agua Dulcel, durante el proceso de desalinización, apenas la mitad del agua sale limpia, el resto queda con el doble de concentración de sal y es utilizada en un sistema en el que sirve al cultivo del pez tilapia rosa (Oreochromis sp). Con el resto del líquido se irriga plantaciones de hierba-sal, que absorbe la sal del suelo y es buen alimento para cabras y aves.




Fuente: http://www.lanacion.cl
Fuente:

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Brasil Estados Unidos Canada Andorra Belice