Chile comienza a dar los primeros pasos

26/03/2010

Viviendas energéticamente eficientes:

Chile comienza a dar los primeros pasos

La reglamentación térmica, la implementación de energías complementarias, como la solar, y el uso creciente de artefactos con mayor tecnología son indicios de que el país busca un buen desempeño energético de sus edificaciones.  

Oriana Olivos Marín El apagón del 14 de marzo y el terremoto del 27 de febrero han llevado a cuestionar la manera como se construye la vivienda chilena. Ambos eventos, con sus diversos niveles de gravedad, también han puesto en el tapete las fortalezas y debilidades vinculadas con la eficiencia energética de las edificaciones y su calidad estructural.

Según Gabriela Armijo, directora del Laboratorio de Bioclimática de la Universidad Central, el terremoto dejó inservibles a entre 300.000 y 500.000 viviendas. "Si la reconstrucción se aprovechara para proyectar viviendas, barrios y pueblos energéticamente eficientes, habremos dado un gigantesco paso. Es una gran oportunidad".

Los expertos reconocen que Chile, junto con Brasil y Argentina, es uno de los pocos países de la región que construye sus viviendas bajo algunos criterios de eficiencia energética, por lo menos a nivel de aislación térmica, con el fin de generar confort a los residentes y evitar la pérdida de energía calórica, que
-junto a la lumínica- es la que más gastos genera al país y a la familia chilena.

"Si bien esta reglamentación es muy básica, constituye un buen punto de inicio para empezar a crear el hábito arquitectónico de diseñar con conciencia energética", acotan los arquitectos Arturo Guerra y Felipe García.

 Afirman los especialistas que la calidad de la construcción afecta proporcionalmente la calidad térmica de la vivienda. Por ejemplo, dice Arturo Guerra que los principales problemas de pérdida de energía calórica se presentan en las techumbres de las casas que no están bien aisladas según la norma. "También van en contra de la eficiencia energética la poca aislación en los muros y el tamaño de las ventanas, que hace que se pierda el calor por los puentes térmicos".

Considera que para enfrentar estas dificultades constructivas se hace necesario que la industria se desarrolle más en este tema y que a futuro ofrezca más alternativas de materiales y de soluciones constructivas que permitan combatir los problemas térmicos de manera efectiva a un precio competitivo respecto del valor de los insumos actuales.

"Por ejemplo, en Europa existen subsidios para proyectos que se basan en la sustentabilidad, ya que además del ahorro energético, se mide la calidad de vida -confort-, tema que en Chile aún está muy en pañales".

Según los arquitectos, una vivienda mal aislada y con un mal diseño de iluminación atenta contra la eficiencia energética de manera sustancial.

"Un hogar deja de ahorrar entre 30% y 40% en promedio cuando la vivienda que habita no cumple con parámetros de calidad en este sentido, y el país también pierde, generándose crisis de suministro en los diversos tipos de energías (gas o electricidad, por ejemplo).

Gran fragilidad

Pablo Sills, profesor de Arquitectura de la Universidad Técnica Federico Santa María, dice que como país hemos dado un importante salto en materia de diseñar viviendas unifamiliares más eficientes,  pero que hay una deuda pendiente con los edificios.

"Si bien la normativa térmica nos ha permitido avanzar enormemente en los últimos 10 años, falta resolver problemas de sobrecalentamiento en verano y de filtraciones de aire en invierno".

Pero para que una vivienda sea realmente eficiente, es necesario considerar la forma como se usa la energía en nuestros hogares.

Comenta el académico que Chile ha estado dando varios pasos significativos al respecto con los programas orientados a las ampolletas y los refrigeradores por soluciones que ahorren energía, entre otras iniciativas.

"No obstante, es un campo en que hay que avanzar mucho todavía, pero no se puede hacer todo al mismo tiempo".

Coinciden los expertos en que producto de las crisis y el apagón  -que dejó a oscuras la mayoría de los hogares chilenos-, más que nunca la gente está tomando conciencia del uso de energías alternativas de naturaleza renovable, así como también en la posibilidad de usar equipamiento doméstico y artefactos que gasten menos energía y puedan usarse independientemente del corte del suministro eléctrico o de gas. "Tanto el terremoto como el apagón nos demostraron lo frágiles que somos en cuanto a materia energética. Y nos han llevado a pensar en la forma como conservar la energía y el agua y optar por otras soluciones".

En general, existe coincidencia entre los especialistas en la necesidad de implementar sistemas energéticos alternativos.
 
"Hay experiencias individuales que lo han logrado, usando energía solar para alimentar los artefactos eléctricos de primera necesidad y de mayor consumo mediante paneles solares fotovoltaicos y termopaneles para calentar agua sanitaria, lo que es una buena iniciativa para comenzar a cambiar los métodos energéticos activos por sistemas alternativos que además tienen la cualidad de limpiar nuestras ciudades", finaliza Arturo Guerra.

Fuente:"Edicion Especial El Mercurio"

Fuente: El Mercurio
       
Productos Relacionados

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Francia Brasil Estados Unidos Canada Belice