segunda Parte Noticia de Embajador

02/08/2010

-¿Cuál es su misión en Argentina?

-Chile aparece en una situación exponencial para el mundo que se nos viene, y esto no lo podemos enfrentar solos. Hasta el siglo XV el comercio giró en torno al Mediterráneo y después en el Atlántico. Ahora comienza el ascenso del Pacífico. Argentina produce 60 millones de toneladas de soja, y el mayor consumidor está en Asia. Y resulta que yendo por los puertos del Atlántico se demoran 14 días más que por el Pacífico. Hay que integrarse.

-¿Cómo se puede traducir eso?

-Los argentinos quieren mucho a Chile. El interior de ese país tiene a veces más vinculación con nosotros que con Buenos Aires. ¿Qué tenemos que hacer? Facilitarles el acceso al Pacífico, debe haber una gran conectividad física, que Chile se transforme en un gran puerto. Por ejemplo, están pensando un túnel de baja altura en Los Libertadores de 50 kilómetros. Hagámoslo. En Chile se puede hacer lo que se llama el encadenamiento productivo; es decir, aportarles valor agregado a las cosas. En otro ámbito, si se hacen las centrales hidroeléctricas en Aysén, sería factible que la línea transmisora venga por Argentina. Mire, en la globalización los problemas que podemos tener son dos: que se nos excluya o que sea tanta la avidez por estar, que dejemos de ser lo que somos. Las dos cosas las podemos superar si tenemos una buena integración con Argentina. Entonces, yo no me enredo en esto, y voy a trabajar decididamente por una gran integración.

-También le podría tocar el tema de Campo de Hielo...

-Eso está en otras instancias. Las cosas tienen su curso natural, y estoy pensando en otros asuntos que me motivan.

Autonomía del PRI

-¿Puede su partido, el PRI, ser independiente del Gobierno si usted es embajador?

-Fui designado por el Presidente Piñera, y le estoy muy agradecido, pero soy también embajador del pueblo de Chile. Y él me escogió como yo soy. No me ha pedido nada. Al contrario, ha sido extraordinariamente respetuoso. Y si no, tampoco yo estaría acá.

-Hasta ahora el PRI ha aprobado todos los proyectos emblemáticos de La Moneda: el bono marzo, el royalty , el financiamiento para la reconstrucción. ¿Son oficialistas?

-Somos lo que somos. Estamos en el centro, y ver los proyectos les corresponde a los parlamentarios. Yo fui siempre muy independiente, dije que hay que votar en conciencia.

-Su hija María José fue nombrada superintendenta de Seguridad Social. Se dice que fue un gesto hacia usted...

-No, en lo absoluto. Fue una decisión que tomó el Gobierno. Ella ganó un cargo por concurso para ser fiscal en esa institución, y ahora la nombraron en esto. Ella es muy cercana a mí, y sintió algo muy parecido a lo que sentí yo después del terremoto, que había que colaborar.

-¿Cómo ve las elecciones en la DC?

-No me interesa. Ya tuve mi diagnóstico, y estamos en otra.

-Pero su corazón, ¿está con la lista de Ignacio Walker, donde va su hija Ana María?

-No, ¿por qué? Ella tiene su punto de vista, y lo respeto. Pero ellos, los democratacristianos, dijeron que era una monserga mi tesis sobre la corrección del modelo económico, que se probó cierta. Aquí no hay corazón que valga. Políticamente, los que estaban efectivamente con la posición nuestra se salieron de la DC.

Amigos argentinos

-¿A la Presidenta Fernández la conocía de antes?

-Cuando fui senador por la XI Región, el marido de ella, Néstor Kirchner, era gobernador de Santa Cruz, territorio aledaño con Aysén. Ahí tuve mucho contacto con ellos.

-¿Eran amigos?

-No. Había una relación formal. Pero sí soy amigo de gente cercana a ellos, como el ministro de Planificación Julio de Vido, con quien me junté a almorzar este viernes.

-¿Y qué le dijo la Presidenta cuando le presentó las cartas?

-Fue un diálogo muy simpático, porque como yo iba acompañado de mi amigo, el senador Antonio Cafiero, se rompió el protocolo.

-¿Tiene vínculos políticos en Argentina?

-Por amigos en la política argentina no me quedo. A la mayoría los conozco desde los años 80, cuando presidí el Instituto de Integración Permanente. Son relaciones que a uno le permiten no llegar preguntando quién es la autoridad.

 Indultos: "Verdad, justicia, perdón y clemencia: eso me interpreta"

"A mí me interpretaron mucho los planteamientos de don José Zalaquett al respecto", es lo primero que comenta Zaldívar cuando es consultado por la propuesta de indulto que entregó la Iglesia Católica y que finalmente no fue acogida íntegramente por el Gobierno. El jurista había dicho que sería "moralmente estrecho" condicionar el debate del indulto a un cálculo de viabilidad política, y que aunque se debía tener consideración por la opinión de los familiares de las víctimas, no correspondía darles una facultad de veto.

Zaldívar -quien fue el segundo abogado en presentar un recurso de protección en favor de víctimas de derechos humanos luego del 11 de septiembre de 1973- evita, sin embargo, contrariar la decisión de Piñera.

"Lo importante es la reconciliación. Ahora, cómo se logre, todos los caminos hay que explorarlos. Creo que el indulto tiene algunos problemas, pero se le debe mirar desde una perspectiva más grande", dice.

-¿Qué problemas advierte?

-La institución del indulto tiene un serio defecto: interviene sobre un proceso judicial, no es una institución muy propia de una república. Pero en fin, hay que mirarla en su contexto y ver las cosas hacia delante. A mí no me interpreta la frase "ni perdón ni olvido". Verdad, justicia, perdón y clemencia, eso me interpreta; yo estoy por las cosas humanas. Ojalá prime un gesto de gran generosidad, de gran verdad y nobleza.

-¿Qué le parece la opción que finalmente adoptó el Presidente Piñera?

-Es una opción presidencial, y él tiene que haber visto todo desde el punto de vista de lo que tenía en la mano. A él le corresponde velar por la unidad nacional. Yo ya le dije a usted cuál era mi punto de vista, y respeto la decisión del Presidente, por el bien común. Son situaciones, además, por las que hay que tener mucho respeto, porque hay gente que ha sufrido mucho.

Fuente:El Mercurio

Fuente: El Mercurio
       
Productos Relacionados

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Francia Brasil Estados Unidos Canada Belice