Como prevenir accidentes en su piscina

04/11/2010

Los meses de calor son un tiempo de relajo y entretención para todos, pero a veces las piscinas pueden ser fuente de malas noticias. Es más, al año en Chile, un 18% de las causas de muerte de niños se producen por inmersión. Según una publicación del departamento de Pediatría de la Clínica Las Condes, una piscina es catorce veces más riesgosa que un vehículo para menores de cinco años.

Para evitar cualquier riesgo, es necesario considerar las medidas que hacen este lugar lo más seguro posible. Dentro de este criterio hay varias alternativas para prevenir los accidentes y disminuir lo más posible las situaciones riesgosas.

lo primero es la parte eléctrica: para evitar cualquier riesgo de electrocución el cableado de las piscinas debe estar conectado a tierra y con un diferencial.

El segundo punto es la profundidad, donde la recomendación es no tener piscinas hondas. El objetivo es que sea caminable.

Ahora bien, si se quiere tener cierta profundidad, pero también hay niños presentes, es recomendable construir una piscina que tenga dos partes separadas por una “peineta”. Este sistema funciona con una serie de columnas de concreto que dejan pasar el agua sin que pueda hacerlo el niño, sin entorpecer el diseño general y dándole un estilo particular a la piscina.

Otro aspecto a considerar es la inclinación de la losa de piso. El polvo que cae al agua decanta formando un jaboncillo al fondo, por lo tanto si la pendiente de la piscina es muy elevada la superficie puede volverse resbalosa. Para evitar que alguien que caiga llegue a la parte más profunda al resbalarse, se recomienda tener una pendiente que no sea demasiado pronunciada.

Lo más recomendable es que esté cerca de la casa, para escuchar y ver todo lo que está pasando ahí, “porque mientras más lejos está se pierde el ángulo y la persona no puede ver el fondo”,

¿Y una vez que la piscina ya está construida?

No todos tienen la suerte de poder diseñar y construir la piscina. Muchas veces ella ya está, y hay que saber adaptarla para proteger a los más pequeños. Hay dos elementos de seguridad para piscinas que han ganado mucho protagonismo en el mercado: rejas y cubre piscinas.

Las rejas son la alternativa más popular. Según una publicación del departamento de Pediatría de la Clínica Las Condes, deben tener más de 1,35 metros, un muy buen anclaje y con una separación entre las rejas de no más de 8 centímetros.

Son muy efectivas, en la medida que se tenga un control permanente sobre la puerta; que por ejemplo se cierre sola o que avise si está abierta. Y si no hubiera puerta, la reja cepillo se vuelve más incómoda para pasar por arriba, lo que incluso puede evitar que los niños pasen hacia el otro lado.

Para los más precavidos, otra opción son los cubrepiscinas. este mecanismo es el único que impide el contacto directo con el agua. Son el único artículo 100% preventivo del mercado piscinero, ya que al ser traccionado, su sistema de seguridad sólo puede ser abierto con el uso de una herramienta

Los cubrepiscinas soportan sobre los 200 kilos. En el caso de piscinas de grandes dimensiones, para instalarla se requiere de un grupo de personas, mientras que las de uso privado se sugiere que la operación la realicen idealmente dos personas para que ésta sea más rápida y sencilla.

La norma detrás de la prevención

En el caso de las piscinas privadas, no hay ninguna regulación que obligue a los dueños de casa a usar normas de seguridad. Sin embargo, otro es el caso para los edificios ya que ahí se considera la piscina como pública . Ellos están bajo el reglamento de la Seremi de Salud y sus exigencias. Una de ellas es una barra por todo el perímetro de la piscina, que permite a quienes están adentro afirmarse con facilidad.

Otra norma es la pendiente, que no puede ser más del 7%. Esto quiere decir que por cada metro, hay 7 centímetros profundidad, lo que garantiza que un niño no se resbale. Finalmente, los cambios bruscos de profundidad sólo se pueden hacer cuando ya hay al menos 1,70 metros, ya que a esas alturas la persona llega nadando de manera natural y el niño no alcanza.

Así las cosas, se ha avanzado mucho en materia de seguridad en las piscinas. Es de esperar que este año bajen las cifras de accidentes, y tengamos un verano tranquilo donde la piscina sea un espacio que entregue sólo alegrías. Al menos, las medidas de precaución apuntan a eso.

Fuente: El Mercurio
       
Productos Relacionados

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Francia Brasil Estados Unidos Canada Belice