Las protestas haitiana llegan a la capital

22/11/2010

LA MINUSTAH NOS TRAJO EL CÓLERA

Cientos de manifestantes se tomaron violentamente ayer el centro de Puerto Príncipe con neumáticos en llamas y barricadas, desde donde apedrearon a cascos azules de la ONU, a quienes acusan de haber llevado la epidemia del cólera a Haití, que ya ha dejado más de 1.100 muertos en todo el país.

Al igual que las protestas que el martes y miércoles terminaron con tres muertos en Cabo Haitiano, los manifestantes exigen la salida de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (Minustah), en medio de rumores -desmentidos por la ONU- que acusan a los cascos azules nepaleses de haber introducido el cólera en Haití o incluso de haber vertido materia fecal a un río que atraviesa el departamento de Artibonite, donde estalló la epidemia.

"¡La Minustah nos trajo el cólera!" y "¡Que se vaya la Minustah!", gritaban ayer enfurecidos, mientras en un cartel se leía: "La Minustah vuelca excrementos en la calle". La protesta comenzó con normalidad frente al ministerio de Salud Pública y recorrió la plaza Champ de Mars, frente al semidestruido Palacio Nacional, donde se asientan varios campamentos de desplazados del terremoto de enero.

Los manifestantes pretendían dirigirse a la base de la Minustah, pero fuerzas de la policía local comenzaron a lanzar gases lacrimógenos, a lo que muchas personas respondieron arrojando piedras y botellas a los agentes, incluso desde los campamentos.

Los enfrentamientos tomaron por sorpresa a una decena de efectivos brasileños de la fuerza de ONU. Los soldados, pese a que apuntaron sus armas a los manifestantes, no lograron frenarlos, y terminaron recibiendo pedradas. Otros vehículos de extranjeros también fueron blanco de algunos proyectiles.

La sensación de impotencia es grande. "Nos manifestamos contra el poder y la Minustah, que no hace nada. La Minustah debía pacificar el país y allí donde está, es peor. La Minustah mata haitianos", afirmó Ladiou Novembre, un profesor de 38 años. "No hay infraestructuras, no hay educación, el cólera arrasa al pueblo y el Presidente (René Preval) no dice una palabra".

Pese al escenario, el cónsul de Chile en Puerto Príncipe, José Hernández, afirmó ayer que de acuerdo con los antecedentes que él manejaba las protestas no habían sido "especialmente violentas". Sin embargo, sí existe preocupación por el rumbo que puedan tomar más adelante las manifestaciones, sobre todo considerando que la Organización Panamericana de la Salud estima que pueden producirse hasta 200.000 enfermos. En Cabo Haitiano, en tanto, ayer había retornado la calma después de la seguidilla de incidentes -en uno de los cuales estuvieron involucrados miembros de la misión chilena- que terminaron con tres muertos.

En la oficina del Batallón Chile aseguraron que los efectivos nacionales han estado sumamente ocupados en tareas de apoyo al control de la epidemia, mientras que el portavoz de la Minustah, Vincenzo Pugliese, advirtió que el temor de la población de salir a la calle tras la violencia de los días anteriores estaba dificultando la asistencia a los enfermos de cólera. Además, el aeropuerto de Cabo Haitiano ha estado cerrado desde el lunes, lo que ha impedido la llegada de suministros y personal médico, y muchos caminos aún permanecían bloqueados por barricadas, entorpeciendo los traslados hacia los hospitales.

Fuente: El Mercurio
       
Productos Relacionados

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Francia Brasil Estados Unidos Canada Belice