Expertos califican de obsoleta norma que regula agua potable

28/03/2013
Los especialistas aseguran que el reglamento que regula la presencia de sustancias químicas en el líquido es poco exigente, comparado con las regulaciones internacionales.
Por Catalina Ruiz Ravello

Las altas concentraciones de arsénico detectadas en el agua potable de nueve localidades del país han generado múltiples reacciones respecto a la normativa que regula la presencia de éste y otros componentes en el recurso hídrico.

Especialistas califican el reglamento como obsoleto y pobre, a la vez que se preocupan por los daños en la salud humana que provoca la presencia de ciertas sustancias en el líquido.


Victoria Leighton, subgerente del área de Análisis de Aguas y Rieles del DICTUC.
Foto: Gentileza
Victoria Leighton, subgerente del área de Análisis de Aguas y Rieles del Dictuc, explica que la norma “establece límites máximos de químicos que puede tener el agua para que se clasifique como potable, es decir, agua que al consumirla por largos períodos de tiempo no sea dañina para la salud”.

“¿Por qué límites máximos? Porque si las concentraciones de los analitos (sustancias químicas cuya presencia o concentración se desea conocer) están por sobre lo indicado, eventualmente podrían ser dañinos para la salud, en el largo plazo”, agrega la especialista.

En caso de que existan sustancias tóxicas, Leighton indica que  “se debe proceder a su abatimiento -cambiar el curso inicial- y controlar con la frecuencia indicada por la Superintendencia Servicios Sanitarios (SISS) hasta demostrar que el problema se ha superado".

EVALUACIÓN DE LA NORMATIVA

Débil, más bien obsoleta, que no tiene instrumentos de fiscalización adecuados"
Diputado Juan Luis Castro
Valoración de la actual normativa de agua potable
El diputado de la comisión de Salud de la cámara baja, Juan Luis Castro, calificó la normativa que regula las sustancias en el agua potable como “débil, más bien obsoleta, que no tiene instrumentos de fiscalización adecuados”.

“Tenemos una controversia en quién decide, quién fiscaliza, quién resuelve el problema del agua potable que tiene niveles contaminantes mayores de los permitidos”, agrega Castro, aludiendo a cómo la norma produce una descoordinación entre las facultades del ministerio de Salud y la SISS.

Por su parte el director de la carrera de Química Ambiental de la Universidad de Antofagasta, Domingo Román, critica que el reglamento actual permita que las empresas de agua potable tengan como plazo para resover la presencia de material contaminante, como el arsénico, hasta 2016 independiente de la fecha en que se detectó el problema.

“Está obsoleta y es pobre, en la normativa de la Organización Mundial de la Salud son como 200 analitos los que se controlan, mientras que en Chile no son más de 50, es como un resumen de la normativa internacional”, agrega Román.


Doctor Andrei Tchernitchin.
Foto: UPI
 Tchernitchin, doctor de la Universidad de Chile e investigador del Instituto de Ciencias Biomédicas, considera una irresponsabilidad que no se respeten los índices máximos de presencia de un químico en el agua, considerando que el reglamento regulador se promulgó en 2005.

Tchernitchin explica, además, que una de las formas de mitigar la presencia de sustancias tóxicas en los recursos hídricos son establecer plantas de tratamiento que permitan que las personas “consuman aguas que tengan un nivel permitido de arsénico y otros componentes”.

En el caso específico del arsénico, el especialista agrega que hay que detectar la fuente de dónde proviene, dado que lo contrario significaría “que las cantidades con el tiempo van a ir aumentando hasta que las napas se contaminen y cada vez tendrá un mayor costo combatirlo, contaminando la agricultura, entre otros problemas”.

RIESGOS POTENCIALES: CÁNCER, ABORTO...

El presidente del Colegio Médico de Chile, Enrique Paris, explica que los daños que causan en la salud de las personas la presencia de sustancias tóxicas en el agua potable.

Uno de los químicos que pueden ser negativos para la salud es el hierro, cuyo exceso en el agua puede causar problemas al hígado

En el caso del arsénico, componente que en ciudades como Antofagasta y Lampa supera la norma, el médico indica que su consumo prolongado en el tiempo puede producir graves enfermedades como cáncer, aborto y problemas a la piel.

Paris agrega que este riesgo puede aumentar si las personas consumen alimentos que han sido regados con aguas que poseen altos índices de arsénico.

Fuente: http://aguamarket.blogspot.com/2013/03/expertos-califican-de-obsoleta-norma.html
       
Productos Relacionados

Presencia de Aguamarket en Países como:

Chile Argentina Bolivia Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras Mexico Nicaragua Panama Paraguay Perú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Francia Brasil Estados Unidos Canada Belice