cincuenta y cuatro anos de Aidis la Razon de Ser de AIDIS

03/04/2002
Mensaje del Presidente de Aidis Sr. Carl-Axel P. Soderberg. El 14 de abril de 1948 en Santiago de Chile, un grupo de intrépidos ingenieros sanitarios establecieron la Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria, hoy, la Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (AIDIS).

En ocasión del quincuagésimocuarto aniversario de su fundación, les exhorto a reflexionar sobre la razón de ser de nuestra benemérita Asociación. Con el propósito de ayudarlos en esta reflexión, les proveeré a continuación una sinopsis de la situación ambiental y de saneamiento en el mundo y en Las Américas.

En materia de saneamiento, el 30% de la población de los países en desarrollo, más de 1,300 millones de personas, no tienen acceso al agua potable, y a casi el 60% -más de 2,500 millones, no tienen servicios de saneamiento básico. Además, más del 90% de las aguas servidas del mundo en desarrollo se descarga directamente y sin tratar, en corrientes de agua, alcantarillas abiertas, ríos, lagos y costas.

El resultado no puede ser menos dramático. Nada menos que el 80% de todas las enfermedades que aquejan a los países en desarrollo son atribuibles, al menos en parte, a la falta de abastecimiento de agua potable y de servicios adecuados de saneamiento básico.

Cada año las aguas contaminadas provocan casi 2 mil millones de casos de diarréa en el mundo en desarrollo. De estas personas afectadas, 5 millones mueren, entre ellos 3 millones de niños. Las aguas contaminadas producen además 900 millones de casos de parásitos intestinales y 200 millones de casos de esquistosomiasis. Si todas las personas tuvieran acceso al agua potable y al alcantarillado sanitario, al menos dos millones de vidas jóvenes se salvarían cada año.

En América Latina y El Caribe ocurren 150,000 muertes anuales de niños menores de cinco años debido a las diarréas causadas por la ingestión de agua de mala calidad. Entre el 1990 y el 1995, se registraron 1.3 millones de casos de cólera en América Latina y el Caribe y 11,000 personas murieron en ese período por esta enfermedad. Un niño muere cada 30 segundos debido al paludismo o a la malaria.

Casi cuatro millones de personas mueren todos los años en el mundo por causa de la contaminación del aire como consecuencia de las emisiones industriales, el escape de los vehículos y la quema de combustibles en el hogar.

En Las Américas la situación es la siguiente:

Más de 80 millones de habitantes en las ciudades latinoamericanas respiran aire que sobrepasa los niveles máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Alrededor de 124 millones de habitantes en los Estados Unidos y Canadá residen en áreas donde el aire excede las normas establecidas por las agencias de protección ambiental de esos países.

En América Latina y el Caribe ocurren 400,000 muertes prematuras al año debido a la contaminación atmosférica. La mitad de estas muertes prematuras son consecuencia de la mala calidad de aire de interiores.

 
El recalentamiento de la atmósfera y la destrucción de la capa de ozono, sin duda figuran entre los problemas mundiales más graves. La destrucción de la capa estratosférica de ozono está debidamente documentada y la penetración irrestricta de rayos ultravioleta, especialmente al sur del hemisferio, podría incrementar los casos de cáncer de la piel, cataratas y trastornos genéticos. En el año 2000, la Ciudad de Punta Arenas de Chile tuvo que tomar medidas especiales porque fue afectada por el adelgazamiento de la capa de ozono.

Los llamados gases de efecto de invernadero, son responsables del cambio climático y del recalentamiento mundial de la atmósfera. Estos cambios climáticos implican serias repercusiones para la vida, la salud y la economía de nuestros países. Los devastadores efectos del Huracán Mitch en Centroamérica son un ejemplo de esta realidad.

Por eso, el control de la contaminación atmosférica es un asunto impostergable, tanto en el exterior como en el interior de edificios y residencias.

El creciente consumo mundial y la deficiente gestión que aún existe en la recolección y en el tratamiento de desechos sólidos, plantea otro de los grandes problemas ambientales del Planeta.

Se estima que en las ciudades de los países en desarrollo del 20 al 50% de los desechos domésticos sólidos no se recogen. Mientras tanto, cada habitante de los países en desarrollo producen un promedio de 100 a 300 kilos de basura al año.

En América Latina y el Caribe generamos 33 millones de toneladas/año de residuos sólidos domiciliarios. Aunque un 75 por ciento de este total se recoge, pero la mayoría no se dispone apropiadamente.

Afortunadamente la humanidad aún está a tiempo de reaccionar y resolver muchos de los problemas ambientales que ella misma ha creado. Teniendo claros cuáles son las necesidades y las tareas pendientes, podemos concentrar nuestros esfuerzos para remediarlos.

Indudablemente, una mayor inversión en abastecimiento de agua y saneamiento básico es lo primero, para saldar la cuenta pendiente en estos campos. Pero las soluciones de fondo pasan por la base misma de nuestros modelos de desarrollo y nuestra relación desconsiderada para con la Naturaleza. Por ello, hemos de dar paso a tendencias positivas como la producción limpia, la reforestación, los servicios ambientales, el reciclaje, el control biológico de plagas y el ordenamiento territorial, entre otras estrategias.

Los seres humanos podemos minimizar y hasta revertir los problemas de salud ambiental si también ponemos atención prioritaria a aspectos como la educación ambiental; el manejo seguro y disposición adecuada de los residuos sólidos; y si frenamos la destrucción desmedida del entorno.

 

AIDIS tiene que ejercer un rol catalizador protagónico ante los formidables retos en el sector de saneamiento y protección ambiental. A través de una seria y equilibrada difusión de conocimientos, AIDIS puede despejar la confusión y estabilizar la histeria fomentada por información distorcionada. Por otro lado, AIDIS con su prestigio interamericano y su fuerza moral de 30,000 asociados, tiene el deber y la obligación de movilizar sus recursos internacionales para superar obstáculos que impidan atender situaciones que claramente atentan contra la Salud Pública.

Les exhorto a todos a que reafirmen su compromiso con nuestra misión de salvaguardar la Salud Pública de esta región y proteger el ambiente de este hemisferio.


Estoy convencido de que tendremos que influirnos unos a otros para actuar correcta y rápidamente ante estos temas, para hacer lo que debemos hacer y para que cuando despidamos el siglo que ahora comienza, el balance sea positivo por el bien de nuestros hijos y las siguientes generaciones.

Les invito a todos a brindar por la Gran Familia AIDIS en ocasión de su 54 Aniversario.
Fuente: Aguamarket
       

Presencia de Aguamarket en Países como:

ChileArgentinaBoliviaColombiaCosta RicaCubaEcuadorEl SalvadorEspañaGuatemalaHondurasMexicoNicaraguaPanamaParaguayPerú Puerto Rico Republica Dominicana Uruguay Venezuela Francia Brasil Estados Unidos Canada Belice